Fraude Corporativo

Publicado: 26 octubre, 2007 en Sin categoría

     En pasados días "en un lujoso hotel de la colonia Polanco", en la Ciudad de México, se llevó a cabo una conferencia en el que se abordó el tema del Fraude Corporativo, patrocinada por una empresa dedicada a la prevención, detección y solución de esos eventos, en la que participaron tres panelistas destacando los siguientes comentarios:

Panelista 1

  • El fraude corporativo es a la fecha un tabú para las empresas, porque piensan que si se denuncia, puede haber repercusiones con sus proveedores o clientes, al dar una idea de vulnerabilidad. Comparado con otros lugares del mundo, Latinoamérica es una zona muy preocupada sobre el fraude corporativo, pero al mismo tiempo está muy atrasadaen el tema de la prevención.
  • El 72% de los ejecutivos de la región están más preocupados por el riesgo de lavado de dinero y robo de activo, que por la protección de la parte informática.
  • El fraude corporativo adopta diferentes modalidades, dentro de la que se detectan actividades como: extracción no autorizada de información, robo de activo fijo y de inventario, conflicto de intereses (proveedores, empleados, directivos, consejeros), malversación de fondos y fraude financiero, daño o ataques a los sistemas de información.
  • La complejidad de tales actividades, hace que 8 de cada 10 empresas se vean afectadas por el fraude corporativo.
  • La alta rotación de personas, denota que la empresa está expuesta a que sucedan los eventos mencionados.
  • Casi 60% de las empresas, designan a las áreas de Auditoría o Finanzas Internas para estudiar las posibilidades de fraude, pero se recomienda que se extiendan esas facultades también al área de sistemas.
  • Las compañías más grandes son las más vulnerables

Panelista 2

  • Se sugiere que se establezca un proceso de identificación de riesgos, que cuente con lo siguiente:
  • Aceptación y medición de la vulnerabilidad del negocio;
  • Diálogo al interior de la organización, para que los empleados conozcan y compartan la visión, compromisos y objetivos de la empresa, para que se comprometan y se trate de evitarlo;
  • Determinar los riesgos cuantificables o discrecionales (como un crédito que se otorga), para ello hay que contar con una base histórica de información;
  • Determinar los riesgos no cuantificables (como los riesgos jurídicos u operativos) y establecer un aproximado del costo que tendrían para la empresa. 
  • Si no se conocen los riesgos a los que la empresa se enfrenta, no podrá establecer los lineamientos mínimos para enfrentarlos. 

 

 

Panelista 3

 

  • El fraude y la corrupción existen en la mayoría de las empresas, derivado de la falta de valores, educación y cultura.
  • Estas actividades se pueden encontrar en actividades tan simples como las de los empleados que: i) meten notas incorrectas a cuenta de gastos, ii) se llevan material de la empresa a casa o iii) no respetan las normas internas de la empresa.
  • Es necesario elaborar prospectos que permitan prevenir las actividades criminales y de corrupción a las empresas y actualizarlas periódicamente.
  • El marco jurídico que prevalece en México para prevenir dichas actividades se ha visto fortalecida con la firma de convenios internacionales, que permiten seguir estándares o políticas establecidas en otros países. 
  • Los delitos más frecuentes que se pueden cometer al interior de una empresa son: robo, fraude, abuso de confianza, violación de correspondencia, fraude laboral, despojo de inmuebles, daño en propiedad ajena, delitos informáticos, hostigamiento sexual, amenazas, violación de secretos y conservación de archivos de pornografía infantil. 
  • Esos delitos se pueden estar cometiendo al interior de las empresas, sin que se sepa, porque no se establecen vínculos de compromiso con los empleados.
  • Está comprobado que las áreas más vulnerables y susceptibles a los delitos son: i) Contabilidad, ii) recursos humanos, iii) ventas, iv) almacenes, v) seguridad y vigilancia, vi) transportes y vii) sistemas electrónicos.
  • En 2006, 65% de las empresas mexicanas habían declarado haber sufrido algún tipo de fraude, sin embargo, al ser montos relativamente pequeños (que oscilan entre 50 y 100 mil pesos) las empresas decidían pasarlo por alto.
  • 50% de los fraudes son detectados por accidentes, al encontrarse cosas que están “fuera de lugar” o por mensajes anónimos de los mismos empleados que delatan a sus superiores o a sus compañeros, por cuestiones personales.
  • Se sugiere establecer mecanismos al interior de las empresas que permitan dar a conocer a los empleados las consecuencias que traen los actos ilícitos que se cometen.

Al final de la conferencia se entregó un informe preparado por esa empresa, en la que se desarrollan diversos temas y en el que hay uno que señala que una de las formas más efectivas para descubrir el fraude es poner a disposición de los empleados una “línea de denuncia” y fomentar su utilización. Lo anterior (bien trabajado) hará que los empleados no teman las repercusiones que existan en caso de que levanten las denuncias correspondientes y estén concientes que antes que acusar a un colega, están actuando por el bienestar de la empresa, que es también su fuente de empleo. 

  • La línea de denuncia deberá formar parte de un programa de integridad positiva en el que se revisen y actualicen las políticas existentes de la compañía, además de que debe mostrarse el respaldo de los altos mandos.
  • En caso de recuperar el dinero de un fraude, se debería entregar una parte a quienes usaron la línea de reporte.
  • Inculcar la política en la cultura local de los empleados.
  • Se debe hacer un esfuerzo importante en darle publicidad (se recomienda el uso de la Intranet, carteles y programas de capacitación).
  • Utilizar con cuidado la información recibida, ya que la información puede ser útil a la compañía, pero también debe cuidarse que haya indicios reales para sospechar de la persona a quien se acusa.
  • Capacitar a equipos de especialistas en auditoría y seguridad para manejar los reportes.
  • Asegurarse de aplicar estrictas medidas disciplinarias a aquellos que cometan un abuso en contra del sistema.
  • No tardar en actuar ante señales de sospecha.
  • No hablar de sospechas con nadie que no necesite saberlo.
  • No permitir que los empleados hagan averiguaciones de sospechas sin informar previamente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s